jueves, 12 de junio de 2014

Witch Hunter Robin

Mi experiencia con este anime original de 26 capítulos estrenado el 2002 por el estudio Sunrise ha sido muy curiosa. Algo que no recuerdo con ningún otro anime, así que me han entrado ganas de comentarla por aquí. La serie en sí tuvo su cierta repercusión y parece que llegó a traducirse en inglés, francés e italiano, no sé si me falta información y hasta llegó en nuestro país, en todo caso logró ser bastante conocida, teniendo críticas algo equilibradas ente la admiración o el aburrimiento y mediocridad.

La premisa inicial es bastante simple, tenemos a Robin con quince años que posee unos misteriosos poderes que usará colaborando con una organización que captura los llamados "witches", literalmente "brujas", quiénes tienen poderes similares a los de Robin que usan sin demasiada buena fe. Y así empieza el anime, con capítulos episódicos con los que vamos conociendo a los miembros de la organización, como trabajan y la adaptación de Robin, pues también cabe destacar que antes había estado viviendo en Italia, en Japón y sus nuevos compañeros.

Tiene un ritmo muy lento, cosa que lleva a muchos a catalogarla como aburrida, y no puedo negar que se me han escapado más de un bostezo viéndola, pero sorprendentemente a medida que avanzaba me iban cayendo más en gracia los personajes y el mundo, me daba cuenta de que quería seguir adentrándome en él y que me gustaba lo que veía, de hecho, había notado ya ciertos detalles, ciertas ideas encontradas con gran acierto, pero la pesada dirección me hacía lamentar que podría pasar de algo más mediocre a algo muy bueno. Es como si los ingredientes estuvieran en la receta, pero alguna cosa en la cocción hacía que se perdiera parte del encanto de estos. Gran parte de esto cambia un poco hacia el final de la primera parte, donde la trama toma un giro mucho más serio y lo que parecía que iba a durar hasta el último capítulo se desvanece por completo.

Robin and the gang
Tenemos un replanteamiento del orden de su mundo que, al menos yo, creía que no se iba a tocar, y se nos presenta un situación radicalmente distinta con nuevos personajes que sí juegan un papel capital en la historia, y nuevos roles asumidos por los ya presentados. Aquí no deja de tener un ritmo lento, mas el cambio de distribución hace que el espectador esté más atento a lo que va a ocurrir después, y es la que más conseguí disfrutar. Se nota el intento de centrarse en el argumento y lógica interna de lo que se ha creado, cosa que siempre encuentro acertada. Es, sin duda, la parte que más me hizo interesar por WHR, así como la que más me hizo preocupar por sus personajes. Personajes que, en mi opinión, claro, sabe conducir muy bien, sabe mover siempre los indicados hilos de cada uno, sobre todo de su protagonista que da nombre a la serie. El final puede parecer algo abrupto, a mí aún no sé si me gustó, aunque sí que caí totalmente a la escena final donde se deja un puerta completamente abierta a la mente de nosotros, los espectadores. 
Personalmente me gusta imaginarme el final feliz, no sé vosotros.

Así que, en general, me ha gustado, pero a su vez me parece que es un diamante en bruto, que no se supo pulir lo suficiente para que brillara tanto como podría haber brillado, y que por lo tanto no me sorprende que muchos solo vean un pedrusco más. Yo solo sé que he disfrutado con su estilo, su estética, trama y especialmente sus personajes. La animación es algo rara, dejada quizá, no sería de sus puntos más a favor, si bien cuando uno se acostumbra tampoco se impone como una molestia, cumple con llegar a la oscura y ominosa atmósfera que respira.

Finalmente, y la verdadera razón por la cual empecé a verlo, es su fantástico apartado sonoro. El opening, Shell cantado por Bana es de los mejores que he tenido el placer de escuchar en un anime. No es que el rock sea de mis géneros favoritos, pero la canción la encuentro excelente, y visualmente es también un regalo. El ending, Half pain es interpretado también por Bana -a la que se le pierde la pista por completo después de esto- y arreglado por el compositor de la banda sonora, de quién ya he hablado un par de veces, Taku Iwasaki, viene a ser asimismo un exquisito cierre a cada episodio. La banda sonora del genial Iwasaki es de los puntos más destacables de la serie, también con algún toque de rock, cosa nueva en sus trabajos hasta entonces, adapta perfectamente las distintas situaciones a las que Robin y compañía hacen frente, sobre todo destacando tanto las escenas de acción como las emotivas, y siendo ya habitual con este compositor, los platos principales saben brillar aún sin contexto. Hay mucho que resaltar pero si tuviera que quedarme con dos composiciones seguramente serían Robin-de las que más escuchamos, tema de la protagonista y de alguna manera, de la serie- y Flame, la más representativa de la acción del anime.

Entonces, ¿la recomendaría?, a decir verdad, no sería lo primero que recomendaría, seguramente la gran mayoría la encontraría demasiado pausada, pero si estáis dispuestos a descubrir su mundo y caracteres, puede que le encontréis la gracia que he sabido verle yo, o quién sabe si incluso más. Como dije al principio, ha sido de las experiencias más curiosas que tenido con un anime, o incluso producto de entretenimiento, al menos en mi caso ha sabido crecer hasta no caer en un simple uno más.




2 comentarios:

  1. Después de leer tu reseña me he quedado confusa, no sé qué hacer... Lo dejo en mi lista de posibles, aunque teniendo tantos no se yo si la acabaré viendo. Además, el hecho de que sea tan lenta me frena un montón aunque si ha sido traducida a 3 idiomas será porque tiene algo especial. Ya veremos, jeje.
    Saludos wapa!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es eso, a mí me gustaría recomendarlo, pero me da miedo que le veáis solo la parte aburrida cuando también, como digo, encuentro que hay muchos mejores, a la vez que le veo ese toque especial. En fin, ya me dirás algo si te animas a verlo, gracias por el comentario, aunque un detalle, soy un chico :P

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...